Noticias · News

¿Qué implica la aprobación de la conocida como Directiva Ómnibus para los derechos de los consumidores y la labor de las empresas?

Tal y como adelantamos desde Confianza Online el pasado año, la Comisión Europea ha trabajado en un conjunto de medidas para potenciar la transparencia en las prácticas empresariales y mejorar la protección de los consumidores. Con este objetivo el pasado mes se aprobó la conocida como Directiva Ómnibus por la que se modifican cuatro directivas:

– Directiva 98/6/CE del Parlamento Europeo y del Consejo
– Directiva 2005/29/CE del Parlamento y del Consejo
– Directiva 2011/83/UE del Parlamento Europeo y del Consejo
– Directiva 93/13/CEE del Consejo de 5 de abril de 1993

A través de esta Directiva:

– se potencia la transparencia comercial europea con un conjunto de medias que mejoran la protección de los consumidores;

– se establecen mecanismos sólidos para luchar contra las prácticas desleales e infracciones, asegurando la reparación de los daños en los casos en los que los consumidores sufran incidencias;

Para alcanzar estos objetivos las medidas incluidas en la Directiva Ómnibus suponen:

– El establecimiento de sanciones más efectivas para luchar contra infracciones transfronterizas que supondrán al menos el 4% del volumen de negocio anual del comerciante y cuyo importe máximo será superior a los 2 millones de euros.
– Una mayor transparencia en las transacciones online para que el consumidor tenga información clara sobre:

Los criterios de clasificación de ofertas cuando se utilizan buscadores de productos para saber qué resultados corresponden al pago de las empresas para situarse en las primeras posiciones;

La veracidad de las opiniones de productos utilizadas como reclamo para ganar la confianza de los compradores;

La identidad del comerciante al que se compra el producto para saber si se trata de un particular, una empresa, fabricantes, proveedores o intermediarios y poder conocer quién es el responsable ante el que los consumidores pueden ejercitar sus derechos;

– La mejora de la protección de los derechos de los consumidores respecto a los servicios digitales gratuitos como pueden ser las redes sociales, las cuentas de correo electrónico o servicios de almacenamiento en la nube. En estas plataformas, a pesar de que el usuario no debe pagar por su utilización, sí se genera un gran valor e interés económico por la gran cantidad de datos personales que se comparten. En la contratación de este tipo de productos y servicios los consumidores contarán con los mismos derechos, independientemente de la gratuidad del servicio:

Información precontractual para saber de antemano todas las condiciones y características de los productos o servicios;

14 días naturales para ejercitar el derecho de desistimiento;

– Mayor claridad en las políticas de reducción y establecimiento de precios, obligando al comerciante o tienda online a indicar siempre el precio anterior a la rebaja u oferta;

– Una mejora de la fluidez en la comunicación entre comerciante y consumidor, obligando a los vendedores a facilitar siempre datos de contacto como el teléfono y dirección de correo electrónico, como mínimo, aunque también podrán utilizarse canales como chatbots o asistentes virtuales, por ejemplo.

Próximos pasos

Tras la adopción de la Directiva por parte del Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, los Estados miembros tienen 24 meses tras la entrada en vigor para transponerla a la legislación nacional.

Admin Confianza Online¿Qué implica la aprobación de la conocida como Directiva Ómnibus para los derechos de los consumidores y la labor de las empresas?

Related Posts